Invitamos a gobiernos, universidades, bibliotecas, editores, publicistas, fundaciones, sociedades académicas, asociaciones profesionales, estudiosos y científicos que comparten nuestros puntos de vista, a que se sumen a la tarea de eliminar los obstáculos al acceso abierto, y a construir un futuro en el que, en todo el mundo, la investigación y la educación puedan desarrollarse con total libertad.

Declaración de Budapest, Hungría. 14 de febrero 2004.

Alejandra Espinosa de los Monteros*

 

PRESENTACIÓN

El desarrollo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) ha modificado la forma de construir el conocimiento a través de redes académicas interdisciplinarias y transdisciplinarias, así como la captura, almacenamiento, preservación y divulgación de la información entre las comunidades académicas nacionales e internacionales. De ahí la necesidad de que las Intituciones de Educación Superior (IES) instituyan o transformen sus sistemas de información en objetos digitalizados al alcance de las comunidades académicas, tanto internas como externas, nacionales e internacionales.

Su implementación permitirá a la institución aumentar la visibilidad, accesibilidad y preservación de la memoria institucional, constituida por investigaciones, participaciones, materiales audiovisuales y demás publicaciones de sus docentes e investigadores. Además, propicia la interacción de información entre las comunidades científicas y académicas, lo cual posibilita la apropiación del conocimiento.

Considerando que los principales aspectos relacionados con la preservación digital no son de orden tecnológico, numerosos especialistas opinan que el verdadero reto está situado en los campos institucional (diseño de políticas claras), económico (financiación adecuada para desarrollar esas políticas) y legal (que permite conocer y aplicar derechos de autor y derechos de explotación de las obras).(1)

La ciencia necesita de la preservación de los resultados de sus investigaciones para que puedan ser utilizados por otros científicos. Al respecto, la UNESCO emite distintas resoluciones: “La Sociedad sin Memoria”, “La Carta sobre la Preservación Digital” y “Las Recomendaciones sobre Software Libre para Repositorios y Sistemas de Preservación” (2007), con el propósito de preservar el patrimonio cultural digital de las instituciones educativas, para garantizar el acceso a esos recursos de registros electrónicos auténticos. La preservación de la información en forma digital necesita de un conjunto de técnicas y de procedimientos de gestión que cambian constantemente.(2)

Así surgió el movimiento de Acceso Abierto, que pretende potencializar el intercambio y la colaboración de la producción intelectual de todas las universidades del mundo, mediante la implementación y la evaluación permanente de la calidad de sus proyectos e investigaciones a través de repositorios digitales. Estos repositorios son conocidos en algunos países –por ejemplo en España– como Recolectores, porque recogen información.

 

I. ANTECEDENTES

Un momento relevante fue agosto de 1991, mes del lanzamiento de ArXiv por Paul Ginsparg (3) que, definido de una forma sencilla por su creador, no es otra cosa que “un sistema de distribución automática de artículos de investigación, sin las operaciones editoriales asociadas a la revisión por pares”. Originalmente fue alojada en el Laboratorio Nacional de los Álamos y actualmente en la Universidad de Cornell.

En 1966 se inicia el movimiento Open Access con dos hechos fundamentales. Primero, el lanzamiento de ERIC (Educational Resources Information Center), por el Departamento de Educación en Estados Unidos; segundo, el lanzamiento de Medline (disponible en la red en 1997) por la Biblioteca Nacional de Medicina de ese país.

Entre 1990‐1992, Stevan Harnad(4) inicia los preprints digitales y su colocación en un servidor central para que los académicos interesados pudieran descargar el texto completo de la investigación más reciente. Las herramientas digitales tales como el correo electrónico, permitían distribuir los preprints y postprints entre un mayor número de colegas con rapidez y a un menor costo que usando el correo postal o el fax. Este sistema abierto de revisión por pares enriquecería el artículo y a su vez permitiría que el proceso de investigación fuese más abierto.

Harnad llamó a esto “Scholarly Skywriting”, que permitiría que los colegas enviaran preprints de sus manuscritos a un servidor central, el cual contaría con herramientas tecnológicas para la retroalimentación inmediata a través de comentarios, antes de la publicación en una revista académica. En 1994 lanza la iniciativa por el autoarchivo (self‐archiving), el propio autor deposita su trabajo en un lugar confiable: School of Electronics and Computer Science, University of Southampton.

Más tarde surgen diversas iniciativas, propuestas y declaraciones sobre el Open Access para el material científico, que con pequeñas diferencias sostienen la necesidad de la disponibilidad en Internet de la información científica para toda la humanidad, sin restricciones.

En líneas generales, las coincidencias entre los diversos documentos parten del uso de Internet como sistema de difusión y la disponibilidad sin costos.

Existe un compromiso social avalado por declaraciones de ámbito internacional que sostienen y perfilan la definición del acceso electrónico abierto. Los cimientos del movimiento de acceso abierto se gestaron en tres declaraciones:
Declaración de Budapest (2002): Budapest Open Access Initiative, conocida como BOAI.
Declaración de Bethesda (2003): Bethesda Statement on Open Access Publishing.
Declaración de Berlín (2003): Berlin Declaration on Open Access to Knowledge in the Sciences and Humanities.

La BOAI, considerada como el inicio oficial del movimiento Open Access, sugirió dos estrategias para conseguir el acceso abierto, caracterizado principalmente por la disponibilidad gratuita mediante Internet público, sin barreras económicas, legales o técnicas. Las dos estrategias son:

  1. La publicación de artículos en revistas de acceso abierto (ruta dorada).
  2. El depósito en repositorios de los artículos por parte de los autores, es decir, el auto archivo “ruta verde”.

Aunque existían archivos de preprints en algunas disciplinas académicas desde los años 90 –como el caso de ArXiv, cuando se firmó la declaración de BOAI– la mayoría de los investigadores no tenían dónde depositar sus trabajos si realmente intentaban seguir la recomendación de la BOAI. La única opción para ellos era dejar su trabajo en un servidor –personal o departamental en la mayoría de los casos– al que se podría acceder desde la red pública. Pero esta solución no garantizaba la permanencia, la estabilidad y la interoperabilidad.

Por otra parte, una de las principales motivaciones de un Repositorio Institucional (RI) es la de permitir el acceso abierto a los resultados de su actividad científica y académica. En su nivel más básico y fundamental, un RI es el reconocimiento de la actividad intelectual de cada institución educativa, la cual estará representada en soporte digital y la principal responsabilidad de ésta es ejercer el control sobre su producción intelectual, haciéndola accesible, fácilmente recuperable y asegurando su permanencia en el tiempo.

El concepto de Repositorio Institucional adolece de cierta, por ello consideramos que es fundamental acotar el campo de aplicación para el presente artículo.

Un RI es una base de datos compuesta de un grupo de servicios destinados a capturar, almacenar, ordenar, preservar y redistribuir la producción académica de una universidad en formato digital, para eficientar su utilización en el proceso de aprendizaje y construcción del conocimiento. Los RIs aseguran la calidad y la mejora continua de los servicios de información en la web.

Además, son un sistema telemático eficiente para el acceso, visibilidad y utilización de la información, de la producción académica de la institución, cuyo propósito es facilitar el proceso de aprendizaje y la construcción del conocimiento a través de compartirlo con otras IES y centros educativos del mundo gratuitamente, en cualquier momento y en cualquier lenguaje. Esto debido a que, por la interoperabilidad del sistema, se puede solicitar a otros autores de otras latitudes intercambiar información, conocimientos, experiencias, en su idioma de origen y recibirlos en el lenguaje solicitado.

II. QUÉ SON LOS RIs Y CÓMO SE CLASIFICAN

Las iniciativas de los RIs están desarrollándose cada vez más en el mundo académico y científico, principalmente en las universidades. Los softwares, las funcionalidades, los contenidos y las aplicaciones son cada vez mayores. Por ello, es necesario establecer unos criterios claros sobre los RIs en relación a la aprobación del contenido más apropiado para depositar.

Los repositorios se sustentan en el acceso abierto, que permite transformar la comunicación académica facilitando a los investigadores encontrar y compartir los resultados de la investigación, a través de la libre e irrestricta disponibilidad en línea. Entre los factores que han llevado a los tomadores de decisión e instituciones de investigación a establecer repositorios pueden citarse:

- Aumentan el impacto de la investigación y consideran que cuando ésta se financia con fondos públicos debe tener también acceso público.
– Depositando copias de sus resultados en un RI con acceso abierto se disminuyen las barreras y el costo del acceso.
– Permiten optimizar la eficiencia, vinculando la adquisición de resultados de investigación con procesos actuales de investigación, facilitando capturar los datos producidos una vez, y ser reutilizados para múltiples propósitos.
– Facilitan preservar el producto digital de las investigaciones, seminarios, congresos, videoconferencias, experiencias científicas, etcétera.
– Los RIs proporcionan beneficios para todos: los autores, cumpliendo sencillos protocolos, ganan visibilidad de sus publicaciones internacionalmente, los usuarios encuentran la información más fácilmente, las instituciones elevan sus perfiles de investigación y los proveedores de fondos ven una mayor diseminación de la investigación.(5)

La tipología de los repositorios es diversa. Universalmente pueden clasificarse por funcionamiento, por tipos de documentos que incluyen, entre otros. Sin embargo, la clasificación más conocida en educación superior es la que los divide en tres: 1) Institucionales: que sólo por y/o para las universidades e institutos se pueden generar, 2) Temáticos, científicos o disciplinares: diseñados para almacenar la producción de una sola disciplina, tema, materia, entre otros, y 3) Huérfanos: para almacenar información de un tema específico, mismos que pueden ser generados por gobiernos, instituciones educativas o empresas comerciales. A estos últimos hay que adicionar los Repositorios Agregadores, cuya función es agregar o sustituir información a los repositorios ya instalados en la web; las agregaciones pueden ser geográficas (regional o nacional o de área).

Adicionalmente los Repositorios se dividen por grupos o categorías:

A.  Reúne los documentos resultantes de la actividad académica de los miembros de la institución educativa, como son los proyectos/trabajos de los docentes a nivel licenciatura, maestría o doctorado y que desean publicarse internacionalmente, así como también elaboración de contenidos multimedia.

B. Repositorio de Objetos para el Aprendizaje (OA): Es un sistema software que almacena recursos educativos y sus metadatos (o solamente estos últimos), y que proporciona algún tipo de interfaz de búsqueda de los mismos, bien para interacción con humanos o con otros sistemas software.

C. Repositorio de investigación: Reúne los documentos resultantes de la investigación de sus docentes de posgrado, como tesis, informes, artículos de revistas, ponencias a congresos, posters, oferta tecnológica, patentes, videoconferencias (cirugías) experiencias, proyectos arquitectónicos.

 

III. BENEFICIOS

Los beneficios de los RIs son bastos y de gran importancia. Uno de los más trascendentales es proveer la capacidad de interaccionar y compartir experiencias mediante el acceso abierto, libre y gratuito en todo el mundo a través de la web; aprender a crear y compartir conocimientos mediante del autoarchivo, que permite conocer la producción académica de su área, utilizando las videoconferencias, el skype, y demás herramientas telemáticas, lo que incrementará el valor de servicio público de la institución.

1. Con la sola dirección obtenida, los docentes, investigadores, alumnos, autoridades, podrán acceder a los más de 10 mil RIs existentes en el mundo, es decir, ingresar a otros RIs nacionales o internacionales.

2. Es muy importante para las IES que opten por implementar RIs, estar en el Ranking Web de Repositorios(6) e implícitamente ser reconocido en los Rankings Mundiales de Universidades.

3. Elevar el prestigio social de la institución educativa internacionalmente.

4. Fomentar el autoarchivo para la publicación de la producción intelectual de investigadores y docentes, a fin de elevar el factor de impacto (7), al ser referenciados en el proceso de la investigación científica. A este respecto, cabe precisar que cuando un docente o investigador incrementa en forma constante su producción académica, el sistema da preferencia por default a ese docente, lo que favorece la situación académica de su institución educativa).

5. Considerar la propiedad intelectual de los derechos de autor (protocolo internacional).

Podrían ser enumerados más beneficios para las IES, alumnos, autoridades y docentes e investigadores, ya que basta tener y utilizar una interfaz web sencilla que brinde a los académicos la oportunidad de depositar artículos de revistas, libros digitales, documentos, papers, ponencias, materiales docentes, presentaciones, apuntes de clase, informes técnicos, u otros trabajos de su autoría, en cualquier formato de presentación.

IV. PROTOCOLOS INTERNACIONALES UTILIZADOS

Además del Open Access o Acceso Abierto ya descrito, podemos referir estos cinco aspectos:

a) Protocolo OAI-PMH

En la búsqueda y recuperación de información existen múltiples mecanismos para la generación y obtención de metadatos en Internet. El más utilizado es el protocolo OAI-PMH (Open Archives Iniciative Protocol for Metadata Harvesting), ya que sirve como depósito para almacenar y obtener cualquier tipo de información que se encuentre en cualquier formato electrónico. Este OAI-PMH es una sencilla interfaz que permite el acceso a los metadatos de contenidos en formato XML proveniente de distintas fuentes, plataformas y repositorios; permite almacenar en un sólo lugar los metadatos y es allí en donde se realizan las diferentes consultas. El protocolo no define la creación de los metadatos, ni da los parámetros para realizar una consulta, únicamente se ocupa de la gestión de información.

El protocolo OAI está basado en un modelo cliente/servidor que transmite preguntas y respuestas entre un proveedor de datos, y un proveedor de servicios. El proveedor de datos envía la respuesta al proveedor de servicios, como un conjunto de registro de metadatos en formato XML, el cual mostrará los resultados al usuario, por medio de una interfaz.

La ventaja de la búsqueda es que el usuario selecciona los documentos de su interés a través de los registros de los metadatos que los describen(8). Si el usuario no utilizara el protocolo OAI-PMH, los encargados de utilizarlo para comunicarse serían los proveedores de datos y los proveedores de servicios; el usuario tendría contacto con el proveedor de servicios, quien estaría encargado de resolver las necesidades de información que el usuario tenga. Lo que lo haría lento y de difícil localización.

Existen dos clases de participantes en el marco del protocolo OAI-PMH: 1) Proveedores de datos: albergan un RI con los recursos que se quieren publicar y exponen los metadatos de dichos recursos para ser recuperados por los proveedores de servicios. 2) Proveedores de servicios: recuperan metadatos de los proveedores de datos y los utilizan para dar servicios sobre dichos datos (interfaz de búsqueda.

El repositorio no es un fin en sí mismo sino que su verdadero potencial se descubre cuando sus contenidos se integran en un nivel superior de agregación desde donde se puedan prestar servicios especializados a comunidades concretas. Por lo tanto, es fundamental la interoperabilidad del RI a través de la utilización de protocolos como el OAI-PMH.

b) Directrices Driver

Driver (Digital Repository Infrastructure Vision for European Research) es un proyecto realizado por un consorcio financiado por la Unión Europea que está creando un marco de trabajo tecnológico y organizativo para implementar una capa de datos, que permiten el uso avanzado de los recursos de contenido en el ámbito de la investigación y la educación superior. Driver desarrolla una infraestructura de servicios y una infraestructura de datos. Ambas están concebidas para orquestar los recursos y los servicios existentes en la red de repositorios. Su acceso y servicio es gratuito.

Las directrices Driver se han redactado principalmente para facilitar el intercambio de metadatos entre los proveedores de contenido de Driver y los servicios de Driver, según lo dispuesto en las definiciones del protocolo OAI-PMH. Básicamente, estas directrices describen la conversión de un formato interno a la norma Dublin Core (DC) no cualificada (sencilla) para admitir la recolección.

Estas directrices no deben tomarse como instrucciones de catalogación.
Para la interoperabilidad se creó un protocolo de intercambio de metadatos entre los acervos, basándose en el esquema Dublin Core que contiene 15 elementos y que facilita el autoarchivo por parte de los autores, mencionado en líneas anteriores.

c) Directorios Internacionales

Al crear un repositorio, es importante que también se registre en algún directorio internacional para aumentar su visibilidad y facilitar su localización. Entre los directorios existentes para la búsqueda  de repositorios tanto institucionales como temáticos y gratuitos, se conocen como los más relevantes y utilizados –aunque no los únicos: OpenDOAR, ROAR, Open Archives Initiative list.

d) Metadatos

Un registro de metadatos consiste en un conjunto de atributos o elementos necesarios para describir un recurso determinado, que funciona como identificador de los materiales digitales diseñados. Para ello, existen estándares que deben seguirse en la descripción de los Objetos de Aprendizaje y de Información.

Los sistemas de recuperación de la información en internet manejan ecuaciones y algoritmos muy potentes capaces de recuperar en cuestión de segundos gran cantidad de información respecto a la búsqueda realizada, por ello surgen a principios de la década de los 90’s un esquema de metadatos que, además de la descripción bibliográfica tradicional de los documentos, los considera dentro de un entorno específico, lo que permite ocupar menos memoria –tanto lógica como física de una computadora porque solamente guarda la descripción, mientras que en un servidor actual puede alojarse tanto la descripción como el objeto mismo.(9)

 

e) Aspectos Legales

Las obras incluidas en un repositorio deben cumplir con las leyes vigentes de cada país acerca de los derechos que los creadores tienen sobre su trabajo. La cesión total o parcial de derechos puede ser de cuatro tipos: reproducción, distribución, comunicación pública y transformación. Las instituciones académicas deben definir las condiciones legales de los repositorios contemplando los derechos de explotación, de depósito y de acceso a los contenidos. Estos aspectos pueden estar afectados por las cesiones de derechos de explotación que los investigadores han aceptado en los contratos editoriales.

A la hora de analizar los aspectos legales de propiedad intelectual, para la inserción de los resultados de investigación en un repositorio, es importante considerar lo siguiente:

  • Qué tipo de documentos se incluirán en el depósito
  • De quién son los derechos de autor del documento
  • Qué derechos se necesitan para poder hacer públicos los documentos del repositorio.
  • En qué forma y bajo qué limitaciones se colocará la información a disposición de la comunidad
  • Cómo prever posibles conflictos

Algunos autores ceden todos los derechos a las editoriales que publican sus trabajos. Lo cual significa que éste pierde la propiedad de explotación hasta la conclusión del contrato firmado (excepcionalmente el autor podría utilizarlo con fines didácticos o para uso personal). Las consecuencias de esta cesión exclusiva son múltiples y afectan de modo considerable a la publicación, distribución y usos de los trabajos. Hay opciones contractuales alternativas a la cesión exclusiva, como son la cesión parcial (en la que se establecen unos derechos para el autor y otros, como la publicación o la distribución, para el editor) o la no cesión (en la que el autor retiene el copyright pero otorga al editor el permiso, mediante licencia, para publicar la obra).

V. LOS REPOSITORIOS INSTITUCIONALES EN EL MUNDO

Es insoslayable la eficacia y trascendencia de los RIs. La literatura reporta que existen más de mil instituciones académicas en el nivel mundial que actualmente cuentan con un RI; las principales universidades del mundo cuentan con uno.(10) Por ejemplo, todas las IES emos en los Países Bajos tienen RIs. En América del Norte, de 284 repositorios existentes, 254 pertenecen a los Estados Unidos y el resto a Canadá. Los RIs estadounidenses son clara y ampliamente reconocidos como infraestructuras esenciales para la comunicación científica en el mundo digital; además, constituyen infraestructuras de propósito general en el contexto de una práctica académica cambiante; sus bibliotecas digitales lideran esta actividad en el ámbito de formulación de políticas y de implementación operacional.

En Sudamérica Brasil lleva la delantera, ya que actualmente cuenta con más de 100 RIs. En México, actualmente 22 IES cuentan con RIs. Por su parte, Colombia es creador de la Red Nacional Académica de Tecnología Avanzada (RENATA) de RIs Institucionales, en la cual están interconectados sus IES y Centros de Investigación, respondiendo de forma eficiente a la necesidad de que sus IES tengan RI para el desarrollo de comunidades regionales, nacionales e internacionales.

Argentina por otro lado, en la Ley 26899 del 13 de noviembre del 2013 para la Creación de RIs de Acceso Abierto, Propios o Compartidos recién estableció la obligación de que sus instituciones educativas de nivel superior desarrollen sus propios repositorios. Por ello crea el Sistema Nacional de RIs (SNRI). En mayo de 2012, Perú instituyó el RI Nacional Digital de Acceso Abierto de Ciencia, Tecnología e Innovación. España instauró la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación en junio de 2012.

Este panorama refleja las áreas de oportunidad para el desarrollo de RIs entre las instituciones mexicanas de educación superior: 1) Porque las funciones sustantivas de las universidades son la investigación, la docencia y la extensión, situación que las convierte en generadoras de conocimiento; 2) La gran mayoría de las IES cuenta con bibliotecas digitales, dispone en menor o mayor medida de recursos tecnológicos y de telecomunicación, así como de personal especializado; 3) Prácticamente todas están afiliadas a diferentes redes o asociaciones a nivel regional o nacional, que tienen como una de sus líneas de trabajo el desarrollo de las bibliotecas digitales, de las cuales se podrían derivar proyectos relacionados con el diseño de RIs.

Para México, es preciso que todas la IES acaten el Acuerdo que el 20 de mayo de 2014. En él, el Presidente de la República Mexicana instituyó el Repositorio Nacional para que todas entidades de educación superior con acceso a recursos públicos los implementen y no queden rezagadas frente al avance que están teniendo al respecto en algunos países latinoamericanos.

El auge de los RIs en el mundo cada día se extiende como estrategia de la sociedad informacional. Prueba de ello es el reporte del Directory of Open Access Repositories (OpenDOAR) que señala que en diciembre del 2005 existían 28 Repositorios Institucionales registrados y en mayo del 2012 había 2183, y en diciembre de 2013 más de 10 mil Institucionales registrados.

VI. OBJETIVOS

  • Maximizar la visibilidad, el uso y el impacto de la producción intelectual de la comunidad académica de las IES
  • Internacionalizar la producción científica y tecnológica de las IES
  • Fortalecer la investigación, a través de la publicación
  • Facilitar el acceso a la información para el aprendizaje y construcción del conocimiento
  • Garantizar el control de calidad de los contenidos registrados en el repositorio, mediante un análisis formal de pertinencia.
  • Fomentar la usabilidad del repositorio entre la comunidad académica

 

VII. ESCENARIOS A CUBRIR DE LOS REPOSITORIOS INSTITUCIONALES Y/0 TEMÁTICOS

1. Implementar RIs en IES que cuentan con Biblioteca Digital.

2. Implementar RIs en IES que no cuentan con Biblioteca Digital.

3. Asesorar a aquellas IES que, teniendo un RI, no han tenido ni el desarrollo ni los resultados esperados.

4. Evaluar Repositorios Institucionales.

Para la implementación, asesoramiento y evaluación de Repositorios Institucionales funcionando (con fines de mejora continua) es preciso basarse en protocolos internacionales, que permitan su indexación en cualquier sistema informático, a través de una interfaz interoperable, ya que se favorece la internacionalización de las publicaciones que se registren.

CONCLUSIÓN

Será necesario alentar a las IES de México, tanto a las públicas en forma obligatoria como a las privadas de manera opcional, a que orienten su actividad dentro del marco de las funciones que les son propias hacia el entorno de la creación de contenidos digitales y de su difusión en la Web con el apoyo de las TIC más avanzadas. La creación de dichos repositorios presupone un cambio de acción y de sus políticas institucionales, quizá conservadoras e individualistas, hacia una visión más actual. Este cambio de políticas debe considerar la necesidad de sumar los esfuerzos de su colectividad académica que interviene en la conservación, permeabilidad e intercambio de documentos, información e investigación, a un desempeño que permita la interoperabilidad regional, nacional e internacional de su producción académica, teniendo entonces a través de la creación de RIs uno de los mejores medios para alcanzar los beneficios del conocimiento científico y académico del país.

Por lo anterior, es importante que las IES que cuenten con repositorios o estén en proceso de implementar, asesorar y/o evaluarlos con fines de mejora, busquen ser acreditadas bajo las características exigidas por DINI.(11) DINI es un grupo de trabajo alemán sin fines de lucro que se fundó para fomentar en las universidades alemanas la mejora de los servicios de información y comunicación y obtener un certificado de calidad internacional; actualmente también trabaja en Latinoamérica. Su modelo exige el cumplimiento de al menos el 75% de sus requisitos, y su guía contempla ocho categorías y 36 indicadores.

Por su parte, CACSLA, haciendo un esfuerzo en beneficio de las IES, realizó un estudio sobre la importancia y beneficio de los RIs y lo concretó en un Instrumento de Evaluación de Repositorios Institucionales con 10 criterios y 138 indicadores, con lo cual cumple con lo mínimo exigido.

NOTAS

* Maestra en Administración Pública, forma parte del Comité Académico del CACECA y del  CACSLA. Es evaluadora de Programas Académicos de Educación Superior y Coordinadora del nuevo Diplomado en Innovación Educativa en Línea.

  1. PARADELO Luque Aida (2008-2009). Preservación Documental en Repositorios Institucionales. Un Estudio de caso para aplicar los requisitos de  en la preservación de la autenticidad de los recursos documentales en soporte digital. El estudio fue dirigido por Anna Szlejcher, de la Escuela de Archivología, Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Nacional de Córdoba (Argentina).
  2. MÁRDERO Arellano, Miguel Ángel.  Preservación Digital Distribuida: Un Modelo para América Latina: 2013. En la III Conferencia Internacional de “Acceso abierto, preservación digital y datos científicos”, III Conferencia Bibliotecas y Repositorios Digitales de América Latina (BIREDIAL ’13), VIII Simposio Internacional de Bibliotecas Digitales (SIBD ’13), Ciudad de la Investigación, Universidad de Costa Rica, 15-17 octubre 2013.
  3. GINSPARG Paul (nacido en 1955) es un físico famoso por su desarrollo del repositorio de borradores de artículos académicos ArXiv y sus contribuciones a la física teórica.
  4. HARNAD, Steven y Tim Brody (2006). Comparing the Impact of Open Access (OA).  
  5. BUSTOS-GONZÁLEZ, Atilio and Fernández-Porcel, Antonio and Johnson, Ian (2007). Directrices para la creación de repositorios institucionales en universidades y organizaciones de educación superior. Red Alfa Biblioteca Babel.
  6. El Ranking Web de Repositorios del Mundo es una iniciativa del Laboratorio de Cibermetría, de España, que pertenece al Consejo Superior de Investigación Científica (CSIC) de este mismo país. Tiene por objetivo apoyar las iniciativas de acceso abierto y gratuito a las publicaciones científicas. Mide la visibilidad y el impacto de los Repositorios científicos, utilizando indicadores web (tamaño, visibilidad, producción académica y científica  y Google Académico / Scholar). El ranking contiene  más de 30 mil instituciones de todo el mundo (Universidades, centros de investigación y escuelas de posgrado). Su único requisito es que se tenga dominio y subdominio web propio y que los contenidos sean fundamentalmente trabajos científicos y académicos recientes y de preferencia publicados en revistas evaluadas. Implica como sencillo requisito  que las IES sean  consideradas dentro de los Rankings Mundiales de Universidades.  Actualmente se publica la 14ª edición del Ranking Web de Repositorios, que  se inicia  desde 2008, ya que aparece cada seis meses a finales de enero y de julio de cada año, siempre y cuando lo soliciten las IES.
  7. El factor de impacto es la media de veces que en un año determinado fueron citados los artículos publicados  en una revista arbitrada.  Puede utilizarse esta cifra para evaluar o comparar la importancia relativa de una revista con relación a otras de su mismo campo.  Se calcula dividiendo el número de citas del año corriente de artículos publicados en los dos años anteriores, entre el número total de artículos publicados en estos dos años.
  8. ARENCIBIA Jorge Ricardo. Las iniciativas para el acceso abierto a la información científica en el contexto de la web semántica. Revista Biblos, Vol. 7, No.26, Lima, Perú.
  9. YEPES, Serbe León Rojas. Aplicación del esquema de metadatos Dublín Core. Biblioteca Digital Universidad de Antioquía Medellín, Colombia 2010.
  10. “La visibilidad de los acervos digitales en la UNAM”. Disponible en: http://www.acervosdigitales.unam.mx/interiores/documentacion.html, 2013
  11. DINI se fundó para fomentar, en las universidades alemanas y actualmente en Latinoamérica, la mejora de los servicios de información y comunicación, así como el desarrollo de la infraestructura informativa necesaria para ello para la “Evaluación de Repositorios Institucionales”  Propone una serie de “categorías” e “indicadores” para evaluar  los RIs con lo cual al enviarle la información respectiva proporciona “Certificado de Calidad en la Información” por ello el Instrumento de Evaluación propuesto,  contiene más del 75% requerido
3441 View